ARZOBISPADO DE BUENOS AIRES - Rivadavia 415 - C1002AAC - Buenos Aires - Argentina           
 
Su Eminencia Reverendísima
Cardenal Jorge Mario Bergoglio s.j.
Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina

· Miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
· Miembro de la Congregación para el Clero.
· Miembro de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de
Vida Apostólica.
· Miembro del Comité de la Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia.
· Miembro del Consejo Post Sinodal.
· Consejero de la Pontificia Comisión para América Latina.
· Presidente de la Comisión Episcopal para la Pontificia Universidad Católica Argentina.
· Gran Canciller de la Universidad Católica Argentina.
. Moderador del Tribunal Eclesiástico Nacional de segunda instancia.
. Moderador del Tribunal Interdiocesano Bonaerense.

Nació en Buenos Aires el 17/12/1936.
Ordenado Sacerdote el 13/12/1969.
Juan Pablo II lo nombró Obispo titular de Auca y Auxiliar de Buenos Aires el 20/05/1992.
Consagrado Obispo en Buenos Aires el 27/06/1992.
Vicario Episcopal Zona Flores (06/07/1992).
Vicario General de la Arquidiócesis de Buenos Aires (21/12/1993).
Nombrado por el Papa Juan Pablo II Arzobispo Coadjutor de Buenos Aires (03/06/1997).
Asume como Arzobispo de Buenos Aires (28/02/1998).
Creado Cardenal por el Papa Juan Pablo II en el Consistorio del 21 de febrero del 2001, con
el título de San Roberto Belarmino.
Fue electo Papa, luego de la renuncia de Benedicto XVI, el dia 13 de marzo de 2013,
adoptando el nombre de Francisco.
MISERANDO ATQUE ELIGENDO

Jesús vio a un hombre, llamado Mateo, sentado
ante la mesa de cobro de los impuestos, y le dijo:
"Sígueme". Lo vio más con la mirada interna de
su amor que con los ojos corporales. Jesús vio al
publicano, y lo vio con misericordia y
eligiéndolo, (miserando atque eligendo), y le dijo
Sígueme, "Sígueme", que quiere decir: "Imítame".
Le dijo "Sígueme", más que con sus pasos, con su
modo de obrar. Porque, quien dice que está
siempre en Cristo debe andar de continuo como
él anduvo.
San Beda el Venerable, presbítero; Homilía 21
Website
Double click to edit