EL BAUTISMO DEL SEÑOR – CICLO C

 

EL BAUTISMO DEL SEÑOR

Ciclo C

EL BAUTISMO DEL SEÑOR

Ciclo C

 

¡Tú eres mi Hijo muy querido!

 

PRIMERA LECTURA 

Lectura del libro del profeta Isaías     40,1-5.9-11.

 

¡Consuelen, consuelen a mi Pueblo, dice su Dios!

Hablen al corazón de Jerusalén y anúncienle que su tiempo de servicio se ha cumplido, que su culpa está paga, que ha recibido de la mano del Señor doble castigo por todos sus pecados.

Una voz proclama: ¡Preparen en el desierto el camino del Señor, tracen en la estepa un sendero para nuestro Dios!

¡Que se rellenen todos los valles y se aplanen todas las montañas y colinas; que las quebradas se conviertan en llanuras y los terrenos escarpados, en planicies!

Entonces se revelará la gloria del Señor y todos los hombres la verán juntamente, porque ha hablado la boca del Señor.

Súbete a una montaña elevada, tú que llevas la buena noticia a Sión; levanta con fuerza tu voz, tú que llevas la buena noticia a Jerusalén. Levántala sin temor, di a las ciudades de Judá: “¡Aquí está su Dios!”.

Ya llega el Señor con poder y su brazo le asegura el dominio: el premio de su victoria lo acompaña y su recompensa lo precede.

Como un pastor, él apacienta su rebaño, lo reúne con su brazo; lleva sobre su pecho a los corderos y guía con cuidado a las que han dado a luz.

 

Palabra de Dios.

 

SALMO 

Sal 104 (103), 1b – 2.3-4.24-25.27-28.29-30.

 

R.      Bendice al Señor, alma mía: ¡Señor, Dios mío, qué grande eres!

 

Estás vestido de esplendor y majestad

y te envuelves con un manto de luz.

Tú extendiste el cielo como un toldo

y construiste tu mansión sobre las aguas. R

 

Las nubes te sirven de carruaje

y avanzas en alas del viento.

Usas como mensajeros a los vientos,

y a los relámpagos, como ministros. R

 

¡Qué variadas son tus obras, Señor!

¡Todo lo hiciste con sabiduría,

la tierra está llena de tus criaturas!

Allí está el mar, grande y dilatado, donde se agitan, en número incontable, animales grandes y pequeños. R

 

Todos esperan de ti que les des la comida a su tiempo:

se la das, y ellos la recogen; abres tu mano, y quedan saciados.

Si escondes tu rostro, se espantan;

si les quitas el aliento, expiran y vuelven al polvo.

Si envías tu aliento, son creados,

y renuevas la superficie de la tierra. R

 

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la carta de San Pablo a Tito 2,11-14.3,4-7.

 

Porque la gracia de Dios, que es fuente de salvación para todos los hombres, se ha manifestado.

Ella nos enseña a rechazar la impiedad y los deseos mundanos, para vivir en la vida presente con sobriedad, justicia y piedad, mientras aguardamos la feliz esperanza y la Manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador, Cristo Jesús.

El se entregó por nosotros, a fin de librarnos de toda iniquidad, purificarnos y crear para sí un Pueblo elegido y lleno de celo en la práctica del bien.

Pero cuando se manifestó la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor a los hombres, no por las obras de justicia que habíamos realizado, sino solamente por su misericordia, él nos salvó, haciéndonos renacer por el bautismo y renovándonos por el Espíritu Santo.

Y derramó abundantemente ese Espíritu sobre nosotros por medio de Jesucristo, nuestro Salvador, a fin de que, justificados por su gracia, seamos en esperanza herederos de la Vida eterna.

 

Palabra de Dios

 

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según San Lucas     3,15-16. 21-22.


 

En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías. Él tomó la palabra y dijo a todos:

-Yo los bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él los bautizará con Espíritu Santo y fuego.

En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo:

-Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.

 

Palabra del Señor


 

Para reflexionar

 

  • El Bautismo de Jesús se enmarca en el movimiento de Juan el Bautista que llama a su pueblo al Jordán para comenzar, por la penitencia y el perdón de los pecados, a prepararse para los tiempos de salvación que se acercan. Jesús se presenta como uno más de  los que se acercan a recibir el bautismo que Juan está administrando a la orilla del río: se hace “uno más, uno de tantos”, con los débiles del pueblo en esta  inauguración de los tiempos mesiánicos, donde todos sin excepción somos declarados  hijos de Dios.

 ***

  • Jesús se hace solidario de las esperanzas y necesidades de quienes aguardan una novedad y se pone en las filas de quienes buscan un cambio. Como un penitente más, Él que es la novedad de Dios asume la condición humana en la apariencia del pecador y se hace silenciosamente solidario de la necesidad de  cambio de una humanidad distorsionada por el pecado. En la cola de los pecadores nos enseña la auténtica manera de conjugar el verbo del amor solidario.
  • Hay que revertir la historia, para construir desde una esperanza compartida. “Solidaridad es acercarse a los problemas, angustias y alegrías de los demás, dar ánimo, orientación, esperanza y una palabra de conversión. Es comprometerse en la defensa de los pobres. Es construir un Reino de Dios que sea sólido, íntimo, santo, en el seno de una comunidad” (Monseñor Romero).
  • La solidaridad es una concreción de la obligación cristiana del servicio mutuo, empeñada en recoger la herencia de Jesús hacia la creación de condiciones de igualdad, de libertad y justicia entre los hombres de este mundo. No es beneficencia o simplemente ayuda, sino es un mutuo dar y recibir.
  • La solidaridad no es sólo una virtud, sino que expresa la misma identidad de Dios. Si Dios es amor, si Dios nos amó primero, si Dios nos ama, “debemos amarnos unos a otros como Él nos amó″. Por eso, la fidelidad de Dios al hombre y a su clamor, la intervención misma de Dios, garantiza el triunfo final de la esperanza: “El no olvidará jamás al pobre, ni la esperanza del humilde fracasará”. (Sal 9,19)
  • La solidaridad cristiana abarca desde la fe en el Dios de Jesucristo hasta el compartir los bienes materiales, es una exigencia del seguimiento de Jesús, es un don que enriquece al destinatario pero también a quien lo practica. Es compasión, en la medida que  esta sea capacidad de  padecer con el otro. La solidaridad es como una verificación práctica del principio del amor, como opción por los pobres del Reino y tiene una dimensión social en cuanto desemboca en el compromiso por la justicia. “La solidaridad es el fruto maduro del amor” (Juan Pablo II).
  • Solidaridad hoy es justicia social y bondad de corazón que implica un intercambio interior. Solidaridad es dar, pero sobre todo darse. La solidaridad cristiana se inspira en la generosidad de Jesús, en la comunión con su corazón. El Señor, siendo rico, se hizo pobre por nosotros para enriquecernos.
  • Estamos llamados a crear la cultura de la solidaridad. La propuesta a nuestra sociedad es reconstruirla sobre bases un poco más humanas, verdaderas y justas escuchando siempre lo que dice el Hijo predilecto del Padre. “Toda la actividad de la Iglesia es una expresión de un amor que busca el bien integral del ser humano (…) y busca su promoción en los diversos ámbitos de la actividad humana.” (Deus Caritas Est, 19)

Para discernir

 

  • ¿Vivo mi fe desde la experiencia de solidaridad?
  • ¿Cuáles son las obras de mi fe?
  • ¿Me siento solidario con los dolores y luchas de los hombres?

 


 

Repitamos a lo largo de este día

 

se hizo unos de tantos y amó como nadie

 

Para la lectura espiritual

 

Jesús aparece en solidaridad plena con los hombres. Leonardo Boff afirma que desde la  navidad «ya no somos solitarios, sino solidarios». El bautismo de Jesús es un gran símbolo  de esta solidaridad. J. A. Pagola dice que «uno de los datos mejor atestiguado sobre Jesús  es su cercanía y su acogida a hombres y mujeres considerados como “pecadores” en la  sociedad judía. Es sorprendente la fuerza con que Jesús condena el mal y la injusticia y, al  mismo tiempo, la acogida que ofrece a los pecadores… Llegan a llamarle amigo de  pecadores. Y están en lo cierto. Jesús se acerca a los pecadores como amigo. No como  moralista que busca el grado exacto de culpabilidad. Ni como juez que dicta sentencia  condenatoria. Sino como hermano que ayuda a aquellos hombres a escuchar el perdón de  Dios, a encontrarse con lo mejor de sí mismos y rehacer su vida. La denuncia firme del mal  no está reñida con la cercanía del hombre caído». Este acto de Jesús en un bautizo del  pueblo en masa es un espléndido símbolo de su cercanía y solidaridad con el pecado de  los hombres.

Del bautismo arranca -y lo van a expresar los tres sinópticos- la experiencia de Jesús en  el desierto: una experiencia en la que va a sentirse empujado por el Espíritu, en que las  tentaciones van a versar precisamente sobre el significado de la misión que ha recibido del  Padre. Y de ahí arranca, como dice san Pedro en esa encantadora e ingenua expresión, «la  cosa que empezó en Galilea».

De ahí surge ese hombre, cuya vida es descrita de forma tan espléndida por el mismo  Pedro: «Ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y  curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él».

De ahí arranca la vida de un hombre -al que los santos padres llamarán «el buen  Samaritano»- que no se preguntará qué es lo que va a sucederle si acepta la misión  recibida del Padre. Su pregunta iba a ser otra: qué le va a suceder al hombre, herido y  caído en los caminos de la vida, si yo no asumo la misión que el Padre me ha confiado. Y,  ungido por la fuerza del Espíritu, sintiendo que Dios le llamaba su Hijo amado y predilecto,  ya no buscó su bien, sino hacer el bien; ya no buscó su propia realización, sino la liberación  de los otros… Había surgido el buen Samaritano, el hombre para los demás, el que ya no se  preguntaba por las consecuencias de su misión sobre sí mismo, sino por las consecuencias  de su misión sobre los otros.

….Jesús fue solidario con los hombres, estuvo muy cerca del pecado de los hombres, cargó  con él: por eso estamos llamados a sentir en nuestro pecado la cercanía y la solidaridad del  que se acercó al pecado de los hombres no con una palabra dura y rígida, sino con una  palabra de amor y de solidaridad. Jesús no se preguntó por las consecuencias que le iban  a sobrevenir por asumir la misión del Padre. La asumió porque era la voluntad del Padre, la  salvación de los hombres. No nos preguntemos tantas veces en la vida por las  consecuencias que nos van a venir, porque lo realmente importante es lo que les va a  sobrevenir a los otros. Esto es lo que significa ser bautizados, ungidos, ser hoy otros  Cristos.

 

Javier Gafo

Para rezar

 

La Solidaridad es tan antigua como la humanidad.

Es de Dios y nos viene de Dios.

Es la Caridad de Dios reflejada en sus criaturas libres.
La Solidaridad se vino con el Hijo hasta nuestra condición de pecadores.

Con Él, camina más lejos de los cercados de la propia tribu.
Siendo divina, la realiza, sin embargo, nuestro corazón humano,

la construyen nuestras manchadas manos de hombre,

la comparten todos los hombres de buena voluntad,

creyentes y no creyentes.
Es infinitamente de Dios e infinitamente nuestra.
La Solidaridad es el Mundo al revés.

El Mundo dice “mío”, “propiedad privada”;

la Solidaridad dice “tuyo”, “de todos”.
El Mundo dice “compite”; la Solidaridad dice “comparte”.
El Mundo esconde su avaricia y hace ostentación de su poderío y generosidad; la solidaridad obedece la norma de Cristo: “que no sepa tu mano izquierda lo que da tu derecha”.
De tanto encomiar la economía liberal y el libre mercado,

el Mundo se ha quedado sin esperanza;

la Solidaridad, al identificarse con los hambrientos,

sedientos, enfermos, perseguidos, marginados,

se encuentra con el Señor de la Esperanza.
El Mundo es pretérito, huele a sepulcro;

la Solidaridad apuesta al futuro, tiene rostro de niño,

nace cada día, camina, se mueve, llora con el que llora,

se alegra con el que ríe.
El Mundo está apestado de viejo, congelado de frío

en las bóvedas de los Bancos;

la Solidaridad es doncella, corazón nuevo,

para una tierra nueva.
La Solidaridad, cuando nace de la caridad cristiana

es esperanza, le otorga el realismo

del amor de Cristo en la Cruz,

y la potencia de vida de la Resurrección.
La Solidaridad cristiana es indiscriminada en su misericordia.

Como su Maestro y Señor, escucha a todos,

comprende a los incomprendidos,

respeta a los que el Mundo margina,

defiende los derechos de los hombres.


 

Conferencia Episcopal Chile